Cada impuesto que se incrementa contribuye a la informalidad y sube el premio al evasor

Cada impuesto que se incrementa contribuye a la informalidad y sube el premio al evasor

Como si el Presupuesto 2021 tuviera pocos cambios impositivos, el Congreso se apura para aprobar un nuevo gravamen sobre el patrimonio que genera mucha incertidumbre entre los argentinos.

En una entrevista para A24, nuestro socio fundador, Iván Sasovsky, analizó los cambios que llegan en materia tributaria:

  • Esto es un Impuesto Interno que recae directamente sobre el precio y, en estos momentos, es como aumentar el impuesto al pan.
  • La tecnología pasó a ser un producto de primera necesidad y, en un contexto de pandemia, el propio Estado nos exige trabajar a distancia y conectarnos a través de la tecnología.
  • El más llamativo es el impuesto a la tecnología que se incrementa incluso para lo que se fabrica en Tierra del Fuego.
  • Es un impuesto de un carácter ideológico muy fuerte y que castiga al inversor argentino por sobre el extranjero.
  • Este sobrecosto al inversor argentino termina castigando la generación de empleo y la reactivación económica.
  • El atraso en la sanción de esta ley incorpora a nuevos sujetos dentro del universo de potenciales contribuyentes, por la devaluación del tipo de cambio oficial.
  • Con la devaluación, con muchos menos dólares se llegan a superar los mínimos de $200 millones que establecen para definir a los ricos que van a pagar el impuesto a las grandes fortunas.
  • Necesitamos más que nunca del inversor argentino para reactivar la economía.
  • El impuesto no deja ningún tipo de exención: no discrimina la inversión productiva de la especulativa.
  • Se castiga a la industria argentina de manera directa y a los generadores de fuentes de trabajo.
  • No hay nada positivo que pueda surgir de un impuesto que no discrimina entre quienes tienen ganas de que el país salga adelante de aquellos que especulan.
  • Las señales terminan siendo súper perjudiciales porque es un repelente directo de aquellos que deciden invertir en la Argentina.
  • La decisión de cambiar de vida e irse a un lugar donde las condiciones sean más previsibles es lo que está detrás. No hay una cuestión de forma, es una cuestión de fondo.
  • Que ese referente (Marcos Galperin) se nos vaya, es una mala señal.
  • Terminamos siempre ahuyentando a nuestros próceres. En su momento fue con San Martín y Sarmiento y ahora lo estamos haciendo con las personas que hacen grande a nuestro país en el mundo empresario.
  • Cada impuesto que se incrementa, contribuye a la informalidad y se sube el premio a evadir.
  • La judicialización es un camino, pero hay que analizar caso por caso.
  • En muchos casos se tienen que plantear la posibilidad de endeudarse o hasta desprenderse de activos para pagar el impuesto.
  • Lo ideal, dentro de la locura de este impuesto, es que al menos se apruebe al 31 de diciembre y no tenga que generarse todo ese costo administrativo.
  • Cuando no hay un debate sensato y fuera de lo ideológico, se terminan generando más problemas que soluciones.

Mirá la entrevista completa, aquí.