Impuesto a la riqueza: es confiscatorio, anti inversión y alienta el éxodo empresario, coinciden tributaristas y un estudio de casos en Europa y América Latina

Impuesto a la riqueza: es confiscatorio, anti inversión y alienta el éxodo empresario, coinciden tributaristas y un estudio de casos en Europa y América Latina

El oficialismo busca dar el primer paso para que el Impuesto a las Grandes Fortunas se convierta en ley este martes y, con ese objetivo, se realizará una sesión especial en el Congreso para tratar el proyecto.

El periodista Sergio Serrichio consultó a varios tributaristas sobre la iniciativa impulsada por el Frente de Todos. Nuestro socio fundador, Iván Sasosvky, fue duro con la propuesta legislativa del kirchnerismo.

“Mi principal crítica es que es un impuesto que busca recaudar sobre una base que ya tributa y que principalmente castiga al inversor argentino por encima del inversor extranjero, que no tiene que asumir ese costo dado que (el tributo) no existe en otros países”, señaló.

Además, sostuvo que “al pretender alcanzar al patrimonio a la fecha de sanción de la norma, se deberán calcular las bases y preparar balances especiales, con un costo administrativo injustificado en este momento”.

Es un repelente de la inversión y arrastra y potencia los problemas del propio impuesto sobre los Bienes Personales, dado que, por ejemplo, no tiene en cuenta las deudas asumidas quizás para mantener una inversión en un año tan difícil para la economía”, remarcó.

“Este impuesto –alertó Iván– tendrá un costo mucho más alto del que se cree y sus efectos afectarán como siempre a los que menos tienen, dado que la generación de empleo debe ser el principal objetivo de todos y esto va a terminar profundizando el problema. Es un impuesto ideológico y nada bueno puede surgir de ahí”.

Leé el artículo completo, aquí.